Twitter

¿Por qué la Sunat devuelve cada vez más impuestos a las grandes empresas?



Año a año vemos cómo se reduce la recaudación de impuestos, por efecto de la evasión, de la elusión, de las exoneraciones, de la informalidad y de las devoluciones de impuestos que realiza la Sunat. Precisamente sobre este último punto, la devolución de impuestos, principalmente a las grandes empresas, se ha incrementado en más de 273% los últimos diez años, porque en el año 2006 se devolvió S/ 4,381 Millones y en el año 2016 se devolvieron S/ 16,356 Millones, a un ritmo frenético, que año a año fue subiendo, como lo vemos en el cuadro.

 

Estos enormes y crecientes montos que devuelve la Sunat  cada año, es mayoritariamente por el régimen de recuperación anticipada del IGV  a los grandes inversionistas en la etapa preoperativa de sus proyectos de inversión, por el drawback (la devolución aduanera de aranceles), por la devolución del impuesto a la renta “pagado en exceso”.

 

No cuestionamos los regímenes de devolución de impuestos en sí mismos. Lo que cuestionamos es que se hayan incrementado geométricamente, con la tendencia a seguir aumentando, poniendo de este modo en riesgo la sostenibilidad fiscal, más aún cuando la presión tributaria desde el año 2011 hasta la fecha está en una ruta de permanente reducción. Efectivamente: el año 2011 era de casi 17% y el año 2016 ha sido de apenas 13%. ¿En estas circunstancias se puede dar el país el lujo de estar devolviendo impuestos a quienes ya son muy ricos?  Este problema lo hemos hecho notar en diversas oportunidades cuando el gabinete de ministros ha estado en el Congreso; sin embargo hasta la fecha no se toma una medida de política fiscal que le ponga freno a esta hemorragia de recursos del Tesoro, como por ejemplo ponerle un tope anual a estas devoluciones.

 

La alerta roja que indica que tiene que hacerse un punto de quiebre es cuando ocurre que las grandes empresas resultan que hacen un pago negativo de impuestos, porque es más lo que el Estado les devuelve que lo que ellas pagan como impuestos al año, como ocurre con las grandes mineras.